love love love

El amor es un sol de invierno, es un falso ardor en el cuello, una luz pálida en el cuerpo. Algo que parece estar. Y frío. Los poetas escriben de amor. ¿Escriben? ¿O sólo de su pena? La médico -la doctora, la superstición, la reina- dijo: escribe. Y, mierda. Estaba enamorada. Sentía el sexo punzante, sin paz, vibraba, horrible como azúcar, tan preciso. Lo lamento, sólo lo hago entonces, no es un trabajo. No es un trabajo. Sale como un vómito, sólo cuando quiere, y sólo cuando hay tormenta. Es un animal, es exigente, no puedo traerlo como un canto religioso. Viene cuando quiere. Y está aquí, ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario