what me

Estoy empezando a jugar con mi futuro. Lo he sacado del molde, del todo. Nada de lo que era sigue siendo, apenas permanezco yo, como hace poco. Que el camino es largo, que el camino es largo, ésa es la mentira. Que hay tiempo, el fraude. ¿Puedo ser siempre joven? ¿Qué es eso del espíritu? ¿Qué eso de la resignación? Mi madre tuvo miedo a ser músico, y sólo tuvo hijas. Mi madre tuvo miedo a la soledad, y sólo tuvo a mi padre. Mi padre, que la dejó por ella, que lo tiró todo por el retrete y empezó de cero. -Hizo bien, no hay duda-. ¿Y qué hubiera sido yo si mi madre hubiera sido valiente? ¿Qué hubiera sido yo si mi padre hubiese sido fiel? Eso no importa. Eso no importa nada. Hoy, ahora, las variaciones son infinitas. Puedo tener tantos futuros como sangre. Y no va a ser uno. -Lo estático me aterra-. No voy a ser una línea. No pienso ser la misma cosa, siempre. Siempre. Siempre. Porque ahora mi madre es más lista que cuando creía tener motivos para el miedo. Ahora, la casi vieja lo sabe. La verdad es imposible. Sus verdades se han ido. Descansen en paz. Dí hola.

No hay comentarios:

Publicar un comentario