Hasta tal punto estoy vivo
que no siento la proximidad de la muerte.
Henry Roorda