muere ahora

Ningùn hombre. Nada. Tampoco escribir. -Escribir, escribir, què sentido puede dar a este desorden-. Tener un trabajo de a 6 la hora. Tan poco? Tanto? Compartir cada centavo, porque el dinero no vale tanto como nosotros. Porque prefiero gastarlo todo a dejar las monedas en la boca de una posible muerte. Mientras escribo muchos crìos me joden con sus chillidos infectados de madre. -Necesito una copa-. Hoy es un dìa para el odio. Brota libre. Animal degollado. Porque vuelvo. Vuelvo, a dònde siempre. Al valor bajo. A una ciudad de mierda. Y eso ni siquiera importa tanto. -Quiero que tu boca me muerda esta noche-. Mi amor se hiela. La sangre ara^na bajo mi piel. Ningùn trabajo, ningùn hombre ve màs allà.

1 comentario:

  1. este me ha gustado especialmente.

    soy el chico de ayer por la tarde que me diste el papelito.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar