enfermedad y canto

Mujeres enfermas me rodean. También mujeres muertas. Madre, enferma. Ellas, enterradas. Sagradas como pechos. Mujeres a las que extraño. Con las que sueño. Espaldas rotas, soñé. Esta vez cumpliré años en el lugar de origen -hospital verde, azul- con mi soledad estúpida. Con una soledad absurda e irreversible. Incluso mi pequeño blog pierde sentido cuando la posibilidad se revela. Incluso el daño. El desamor. Cuando la vida ironiza la vida. Cuando la felicidad amenaza la felicidad. Cuando sólo puedo permanecer quieta. Esperar. Convertir el miedo en oxígeno. Escribir. Escribir. Como una dominación. Escribir, como quien llora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario