insomnio, fase I

Espero el milagro -lo extraño, el dios blanco- y la violencia me abraza. Espero el milagro -la luz dentro del cuerpo, la gota de saliva-. Espero el milagro como esperaba el crecimiento del pecho, la presión contra los muslos. Me adentro y los animales retroceden. Me adentro y la vida se protege. He perdido la cuenta.

Intento dormir pero mi cabeza no quiere abandonarme.