una responsabilidad literaria


"Pétalos y hojas me acompañan.
Estoy lista."
Sylvia Plath


Hace muy poco terminé de traducir un extenso poema de Sylvia, lo suficientemente sólido y coherente como para constituir un libro en sí. Lo traduje como quien disecciona un cuerpo aún caliente, siendo especialmente cuidadosa en la selección de palabras, pensando, obsesiva, en satisfacer los deseos de la exigente mente creadora de la poeta.

(Me resulta inevitable preguntar por qué los traductores han tendido con tanta frecuencia a la reinterpretación de sus textos teniendo en cuenta que el sentido y el peso de cada palabra, de cada verso, habían sido sometidos a criterio, intensa, quirúrgicamente, por la escritora. Me atrevo a afirmar que, por lo general, los-poemas-de-Sylvia-en-castellano son un sucedáneo confuso e incómodo de leer, que distan mucho de poseer la fluidez de los escritos en su inglés original.)

Cuando los poemas de Sylvia son publicados en antologías íntegras, determinadas porciones de su trabajo sucumben a la fértil y latente masa de papel que supone su obra completa; cientos de páginas rodean y entierran determinadas gemas literarias, perdidas en sus débiles traducciones. No hay duda. Dentro de estos enormes volúmenes hay textos que merecen ser rescatados, reconsiderados e ingeridos de forma independiente.

Cuando supe que este 2013, que al amanecer de hoy, 11 de Febrero, cumplen 50 años del fallecimiento de Sylvia (del latín "selva, bosque") todo encajó de una forma casi siniestra. La poeta debe ser redescubierta. Debe ser reeditada. La poeta debe ser conmemorada, bajo esta forma, este año.

Asumo esta responsabilidad, esta carencia imperdonable. El borrador del libro reposa sobre la mesa. El círculo se cerrará cuando un editor abra los brazos.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. ay, querido Felipe, que las orejas de un gran editor te escuchen

      Eliminar
  2. Algunxs traductorxs deberían pasar por la guillotina, lo mismo que algunxs editorxs por aceptar según qué adaptaciones.

    No hay nada como aprender una lengua para poder leer el original. Pero siempre queda otro salto cualitativo mucho más importante (y difícil de salvar), el cultural.

    Hace poco leí 'Acid House' de Irvine Welsh. La traducción era buena, pero tendría que haber aprendido escocés y haber vivido diez años en Escocia para entender el todo de la obra. Insalvable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, la cultura, el momento histórico, etc... son datos Indispensables que, como mínimo, deben ser puestos al alcance de los lectores en las introducciones a las obras.

      (Pero pretender explicar la profundidad de un lenguaje o una región sin caer en deficiencias... imposible.)

      Eliminar
  3. Leer a Sylvia en sus traducciones al español es algo desalentador. Lo peor es cuando es una edición bilingüe y puedes comparar con el original. Todavía te entra más mala gana. Yo prefiero tomar un poema original y con la ayuda del diccionario hacerme mi propia traducción. Tu escritura es de mucha claridad, es decir que da gusto leer tu español. ¿Cómo será tu versión de Sylvia? Espero poder leerla algún día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido JM,

      gracias por tus palabras.

      Si todo va bien la traducción será publicada pronto por una editorial a la que sigo y admiro desde hace años. Será un honor que mi visión de Sylvia esté con ellos.

      Espero que tengas oportundiad de leerla y darme tu opinión. Me encantará saber qué te parece el resultado final.

      xxx

      M

      Eliminar