los últimos días


Demasiadas horas frente al ordenador, construyendo relaciones de arena, trabajando, pensando piel.

No poder leer a Tao Lin. Desconcentración como prolongación de estrés. El libro mordido descansa y brilla mientras me espera.

El verano es morir, me dijo.

Morir rodeado de luz.

Guadalupe Nettel merece aún más importancia de la que le he dado. "El matrimonio de los peces rojos" es un libro fundamental, básico.

Una prenda de ropa interior en llamas.

Una víscera con olor a tierra.

Empiezo a recordar mis sueños y no estoy segura de querer hacerlo.

Lewis Carroll junto a Tao Lin junto al ebook junto a una lámpara con cabeza de gato y una botella de agua vacía.

Seguimos negociando los derechos de autor de Sylvia Plath mientras mi desesperación crece.

La natación empieza a convertirse en una adicción.

Algo que sujeta al mundo. Que lo inmoviliza o diluye dentro de mi.

2 comentarios: