sobre la deformación y su belleza




No hay fealdad si el puño se alza, si el puño está cerrado. No si el puño es yema y se permite que la piel crezca, brillante, sobre la anomalía. Más brillante que el resto. Sagrada.

Una piel nueva como una cicatriz a la pérdida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario