Canciones de amor, o las flores de Sara


+

II. Dominio


Yo no tendré un dios que acuda
a protegerme del pecado,
ni a organizar el hogar de mi vida;
los ángeles con sus brillantes alas de fuego
no ordenarán mis pensamientos ni objetos;
prefiero mis frágiles y sucias luces
casi apagadas por el soplar del viento;
prefiero el terror de las noches
y la larga, enferma, caricia de la duda;
prefiero perderme antes que dejar
que mi alma se deslice sin control;
de mi propio espíritu dejadme ser
su absoluta e incierta guía.


*

Canciones de amor fue la primera obra escrita por una mujer
 que ganó el Premio Pulitzer de Poesía, en el año 1918.

Gracias, Harpo Libros, por ofrecerme la oportunidad de traducirla
y por devolver la voz a mujeres olvidadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario